Relojes inteligentes, ropa conectada y demás wearables: ¿Para qué sirven?

Relojes inteligentes, ropa conectada y demás wearables: ¿Para qué sirven?

¿Son útiles lo relojes inteligentes? Es evidente que la tecnología avanza a pasos agigantados, y en estos tiempos, el ritmo alcanza niveles exorbitantes. Muestra de ello, son los wearables, uno de los reflejos más claros de cómo la tecnología avanza en la actualidad, trasladando totalmente a la sociedad a nuevas dimensiones, pero… ¿son los wearables útiles o son una moda más?

 

Y es que ya no solo se trata poner al alcance innovaciones portátiles –como móviles y ordenadores- que sean útiles al usuario para cubrir sus necesidades de día a día, sino que la tecnología ha logrado ‘adherirse’ a él para formar parte de su vida a través de prendas de vestir y accesorios conectados, y capaces de monitorear y reportar sus diversas actividades, así como las condiciones de su salud… Para esto, entre otras, sirven los relojes inteligentes.

¿Para qué son útiles los wearables? 

 

Inicialmente, merece mencionar que la palabra “wearable” tiene su origen en la lengua inglesa, traduciéndose como “llevable/vestible”; y al ubicarse en el campo tecnológico, apunta a todos aquellos terminales dotados de un microprocesador que se incorporan al cuerpo humano y se mantienen en constante interacción con la persona, para mejorar su calidad de vida en diversos ámbitos.

A diferencia de los dispositivos móviles –ordinarios-, los wearables no necesitan estar siendo operados constantemente. Simplemente, el usuario se lo coloca y el wearable hace todo el trabajo. Al presente, son diversas las versiones de en las que se manifiesta la tecnología wearable -entre las más populares- gafas, anillos, relojes, pantalones, camisetas, zapatos y pulseras.

En este punto, es meritorio mencionar a lo que podría considerarse la opera prima -de la líder de Mountain View- que ha servido de inspiración a otras compañías en esta década: las Google Glass, gafas comandadas por voz, permitiéndole al usuario una cantidad significativa de aplicaciones que se ejecutan -en tiempo real- para un extremo confort.

Quien porte una de estas gafas, tiene la posibilidad de recabar alguna dirección o información del momento, recibir/enviar correos electrónicos, vídeos, fotos e imágenes, efectuar una videoconferencia, traducir textos en cualquier idioma, entre otras funciones que –sin duda- es uno de los wearable que se debe el sitial de honor.

¿Para qué sirve la ropa inteligente?

Es importante destacar que son muchísimos los terminales wearables que andan rodando en la calle; y darle supremacía a algunos en específico por compañía, provocaría obviar a otros que igualmente tiene gran cota de valor en este campo tecnológico; sin embargo, a continuación abordaremos a los que sobresalen en popularidad.

Tal y como se ha indicado anteriormente, la tecnología wearable se ha materializado también en prendas de vestir y accesorios que forman parte de la cotidianidad: camisetas, pantalones, sudaderas, gorros, pulseras, relojes y anillos que hasta logran el ‘modo ON’ al reconocer la huella dactilar del usuario.

¿Para qué sirven los wearables? Pues, normalmente, estos dispositivos basan su función en monitorear el estilo de vida de la persona –desde las distancias recorridas a pie hasta sus ciclos de descanso-. Pero muchos de ellos, van más allá y logran interactuar con otros equipos a través de tecnología inalámbrica; es aquí, donde el usuario con tan solo un movimiento de su extremidad -en la que esté ubicado el wearable- es capaz de ejecutar varias actividades cotidianas como, pagar compras, abrir puertas y encender el coche, entre muchas más.

La ropa inteligente también tiene cabida en esto de la tecnología: así, en lo que respecta al mundo de los hilos, vale referirse a la “smartshirt” que es una camisa inteligente apta para trabajar en red con un dispositivo externo –por WiFi o Bluetooth-. Frecuentemente, es empleada para el área de la salud como la smartshirt de Hexoskin que se utiliza para controlar las frecuencias cardíacas y respiratorias. Con estas características, los profesionales de la salud pueden controlar a sus pacientes o auxiliar a los entrenadores a optimizar el rendimiento de sus atletas.

En esta línea, no se puede soslayar la vestimenta para los peques: Se ha desarrollado ropa inteligente para bebés que logra enviar señales al smartphone del usuario, cuando al infante le aumenta la temperatura.

Y para las féminas, el vestido que se encoge o alarga dependiendo la ocasión; incluso, puede cambiar de color y está dotado de pequeñas placas solares que atesoran energía solar para usarla –por ejemplo- para recargar el móvil.

Relojes y pulseras inteligentes para cuidar la salud

La tecnología wearable, por el simple hecho de ser tecnología no cuenta entre sus objetivos quedarse varada en dispositivos que el usuario pueda portar como ropa o accesorio, sino que está trabajando para introducirse en él.

En este sentido, es de mencionar las innovaciones que –primordialmente- están apuntando a área de la salud. Ejemplo de ello –en el caso de pacientes con diabetes- que se están desarrollando sensores que descifren la cantidad de glucosa y a través de un dispensador electrónico sea dosificada insulina necesaria.

Aunque todos los wearables se muestren como útiles para la vida, sus creadores no solo han apuntado a la funcionalidad de éstos, sino también a la estética para adaptarse aún más al usuario. En este sentido, la existencia de estos dispositivos no escapa de la apreciación de “los pitonisos del desastre” que afirman que son solo se trata de un boom y como moda –fácilmente- podría sucumbir en el tiempo.

Sin embargo, vale recordar las palabras de Geoff McGrath, vicepresidente de las tecnologías aplicadas de McLaren (MAT), cuando se refería a los aportes tecnológicos de la escudería británica fuera de las pistas.

El ejecutivo advertía que la personalización es la solución para que estos dispositivos sean totalmente convincentes.

“Diez mil pasos en un día pueden ser útiles como información, pero sólo si están contextualizados por la cantidad de pasos que usualmente das y el estado de tu salud en general. De este modo, el dispositivo se hace necesariamente útil, ya que lo conoces íntimamente y actúa sobre la información para mejorar tu bienestar”, acotó McGrath

Por otra parte y tomando como referencia otro trabajo en este mismo espacio, la visión del turismo para la década de 2020 es contar en la mayor parte con la tecnología usable.

Entonces, ¿Podría presumirse que los wearables quedarán para la historia como moda? ¿Qué otras innovaciones traerá la tecnología vestible para que esto no suceda? O simplemente ¿Llegó para quedarse y evolucionar a ritmo como las demás? ¿Los relojes inteligentes son útiles? Son preguntas que el tiempo nos ayudará a responder.

_____________________________
Material publicado con mis créditos en la revista multimedia de tecnología GizTab

Anuncios

Aquí puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s