Amor e Internet: infidelidades a un clic y todo sobre los cuernos 2.0

Amor e Internet: infidelidades a un clic y todo sobre los cuernos 2.0

Si bien es cierto que Internet ha marcado uno de los hitos más significativos en el campo de las innovaciones de este siglo, también ha producido una serie de sinsabores; y no solamente hablando acerca de ataques informáticos o fallos de otra índole, sino al rompimiento de millones de corazones.

Pues sí, esa valiosa herramienta que ha propiciado una apertura comunicacional colosal y suprimido distancias, igualmente se ha convertido en arma de doble filo en cuanto al amor se refiere.

¿Cuántas medias naranjas se han unido gracias a Internet? Muchísimas. ¿Cuántas se han separado por Internet? Muchísimas también.

Y es que por su misma esencia, aunada a la dependencia a ella, Internet ha fungido en el campo de las relaciones de pareja como puente para diversos escenarios tal y como si se tratara de la vida real: desde lo más romántico –que haga sonar de fondo a “My Heart Will Go On”- hasta lo más cruel –que convide a evocar la escena de Bárbara rompiendo el espejo con su cabeza en “Magical girl”-

Con respecto a lo último -y musa de esta entrega- es menester hacer mención a un par de los incidentes más brutales que podrían suscitarse en una relación gracias a Internet: la montada de cuernos y celos a grados extremos.

Buscar amante en Internet: ¿Decisión inteligente?

Así como existen portales enfocados a ayudar a Cupido para encaminar el encuentro de dos almas solitarias, también hay otros que proponen el quebrantamiento de la fidelidad. Ejemplo ineludible, la web de Ashley Madison que hace poco fue protagonista de titulares, dado a una vulneración de seguridad que hizo temblar a sus millones de usuarios interesados en citas extramatrimoniales.

Sumado a lo anterior, imposible dejar de mencionar a las redes sociales y a los servicios de mensajería instantánea, como WhatsApp, que también se han convertido en “lugares” para aventurarse a un simple y pícaro coqueteo o “explícitamente” a un affaire.

Claro está, el asunto tanto con Ashley Madison así como sitios afines o las otras plataformas mencionadas, radica en si el usuario materializa la situación; sin embrago, de hacerlo o no, igualmente ya ha incurrido en ponerle “cibercuernos” a su pareja.

La aventura podría salir muy cara

Además de ocasionar una tremenda decepción, la persona que incurre en estas acciones puede provocar incluso que sus datos sensibles (correo electrónico, nombre de usuario, contraseñas y transacciones con tarjetas de crédito) pasen a manos de cibercriminales, tal y como le pasó a los clientes de Ashley Madison, o hasta que contenidos comprometedores (textos, imágenes, audios) sean elementos de extorsión –esto último, también aplicable al primer caso-

“Lado B” de mucho cuidado

Por naturaleza, cada persona viene dotada con un nivel de celos, pero cuando se trata de una relación, a ese atributo podrían desarrollarse ciertos “sensores” preparados para descifrar alguna irregularidad.

Ahora bien, a sabiendas de todas las opciones que pone a merced Internet para la interrelación humana, algún miembro de la pareja –o hasta ambos- podría tender a exagerar en el asunto e incurrir a la celotipia, que en el “ciberescenario” comúnmente se manifestaría en la práctica del estarle vigilando los pasos a la otra persona en las redes sociales (stalkeo).

Además de ello, esos desenfrenados celos podrían incluso conllevar al agravio de un tercero -a través de la Red o hasta fuera de ella- por alguna sospecha.

También, y en cuanto a los servicios de mensajería instantánea, de muchos casos se ha sabido de personas que llegan a extremos de estar atentas si su pareja leyó un mensaje, y si lo leyó por qué no ha contestado, a quién le está y quién le está escribiendo, entre otras. ¡Uy, qué miedo!

_____________________________
Trabajo -publicado con mis créditos- para la revista multimedia de tecnología GizTab

Anuncios

Aquí puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s